Síguenos en facebook

domingo, 13 de octubre de 2013

PRÓLOGO: EN BUSCA DE AFRICA

PRÓLOGO: PALOMARES-TARIFA-PALOMARES



Distancia total ruta:  434 kms

Tiempo total: 5 horas 20 minutos

Ciudades visitadas:  1

Paradas:  2

Consumo medio:  5,19 l/100kms

Gasto de combustible: 33,23€

Peajes:  4€

Comenzamos temprano, a las 08:00 horas. Estamos a 16 Junio de 2013. Solo a 5 días del comienzo de nuestra aventura, empezamos esta prueba para saber hasta donde somos capaces de llegar por conseguir un sueño. La mañana comienza como la de cualquier domingo, con un frugal desayuno de cómplices miradas, estábamos en el umbral de algo grande, y se notaba en el ambiente. Tras el desayuno, procedemos a montar la moto como si nos fuéramos rumbo a Noruega. Llenamos las alforjas con la ropa personal y enseres de aseo de cada uno, etc. En el cofre irían las piezas de recambio, herramientas y mochila con el equipo de grabación y fotografía, GPS, GoPro,etc. Todo estaba dispuesto a excepción de algunos detalles como los monos de agua, o la comida, que aunque podíamos llevar no nos pareció muy necesario para esta prueba y no alteraría en exceso las prestaciones del Falco Stradale. Ensamblar este mecano de tela y metal no fue nada fácil, sobretodo la parrilla del cofre para unirla a la moto fue un suplicio, menos mal que con la ayuda de M Carmen todo es un poco más fácil. Bueno, de ella y de los pulpos y redes que ayudaron a fijar el conjunto. Después de los preparativos, nos enfundamos nuestras respectivas chaquetas, guantes (ya nos habíamos puesto nuestros pantalones y ropa),nuestros cascos y prestos iniciamos nuestro prólogo, destino Tarifa, objetivo el paralelo 36. 



Las primeras sensaciones son de que la moto se mueve con torpeza a baja velocidad y al maniobrar en urbano, habrá que tenerlo en cuenta a la hora de luchar contra el trafico de muchos países. Sin embargo, el torpón elefante se torna en ágil guepardo al cruzar la primera curva de Palomares del Rio que nos enlaza rápidamente con Gelves. Casi como un sueño pasan los primeros kms, sin darnos cuenta, quizá porque, inconscientemente pensamos que estamos ante una eventual escapada de fin de semana. Sin embargo, debemos poner todos nuestros sentidos en la realización de este prólogo. De las conclusiones que saquemos dependerá el devenir del viaje. A pesar de todo, intentamos disfrutar de los primeros kms, y de las sensaciones que transmite tanto la moto, como la visión nada fugaz de los paisajes sevillanos de camino a Cádiz por la A4, ignorando vilmente el peaje y avanzado con ritmo. El día es soleado y la temperatura optima, aunque ya cuando estábamos montando el equipaje empezaba a picar su cálida caricia. 


A la altura de Puerto Real, pasamos de la A4 a la A48 y seguimos rumbo sur. Cuanto más bajamos en el mapa, mas se empieza a sentir la suave caricia del viento de levante que nos guía y a veces incomoda impidiéndome mantener la verticalidad del Falco Stradale. Afortunadamente el peso de la moto ayuda a la estabilidad, por supuesto mientras la mantengamos a un ritmo alegre. Los kms caen como granos de un reloj de arena y antes de que nos demos cuenta nos encontramos en Vejer de la Frontera, lugar donde cambiamos la A48 por la N340 rumbo a Tarifa bordeando la costa gaditana y flirteando con África, que nos mira desde una cercana lejanía. A partir de aquí, el viento se torna fuerte y molesto con rachas algo agresivas que tambalean nuestra moto, aunque de momento, me encuentro fuerte y animado para soportar los golpes de los elementos. Todo este castigo se queda corto ante la recompensa de observar por primera vez en Euro-Diversion 2013 el mar, siempre enigmático y mágico para mi. La suave brisa, me invita, cual canto de sirena, a continuar mi viaje y no desfallecer ante la adversidad, casi puedo oír el susurro del viento adelantándome la belleza que me espera al llegar a esta perla del sur que es Tarifa. Ante nosotros van pasando las distintas playas de la zona como: Caños de Meca,Bolonia, Conil, etc., vemos los distintos campings y bares chill out a pie de playa, que invitan a quedarse, especialmente uno nos llama la atención: "Arte y vida". En el 2008 durante un curso de Kitesurf nos quedamos con las ganas de disfrutar de este enclave y ahora por desgracia no podemos parar y debemos continuar, por primera vez y como seguro, nos pasará en más ocasiones en este viaje, ya poseemos una excusa para volver.




Con la promesa de volver seguimos bordeando la costa gaditana, intentando captar la belleza y esencia de este lugar con nuestra GoPro y cámara de fotos. Bajo el sol de justicia del mediodía llegamos a Tarifa, la puerta a África, con fuerte y refrescante viento de levante como bienvenida. La capital del surf y del viento despierta en mi siempre algo especial, será por África, será por esa sensación de libertad que alimenta la brisa marina, no lo se, difícil de explicar los sentimientos que me afloran tanto como explicar en palabras la belleza indómita de este lugar. Por desgracia, tenemos que cruzar la ciudad sin ahondar en su historia, sin visitar su centro histórico. Vamos en moto con cosas al alcance la mano y tenemos dos opciones o lo vemos los dos con el consecuente riesgo de robo o lo ve uno sólo. Finalmente decidimos avanzar hasta llegar al puesto de la Guardia Civil de Tarifa. El destino no era casual. En un primer instante pensé en hacerme la foto con mi novia y la moto en el cartel que pone que estamos en el punto más al sur de Europa. Como ya hicimos en 2012, siguiendo la Ruta de los Nómadas del Surf. 

Pero esta vez, quería ir más allá, este viaje es un desafío en el que hay que atreverse a saltar barreras. Resulta que la foto que se hace todo el mundo al visitar Tarifa, en ese istmo artificial que separa el Mediterráneo del Atlántico no es el punto más al sur de Europa, el punto más al sur de Europa está en Isla Paloma, situado en el paralelo 36. 



Por desgracia, ese lugar esta vetado a los turistas, dado que se tratan de instalaciones militares. Por ello intenté hablar con la Guardia Civil del puesto para obtener el permiso oportuno, lo cual no fue tarea fácil, hubo que llamar a muchas puertas y explicar innumerables veces los motivos y razón de ser de la petición: Sentar gráficamente el inicio de Euro-Diversion desde el punto más cercano a África, para 18 días después llegar al punto más cercano (del continente) al Polo Norte. 


Finalmente, cercana a la hora conseguimos que nos dieran el permiso para sorpresa de M Carmen que no se lo esperaba y conseguimos franquear la alta puerta de metal que siempre impide el paso a los curioso y que esta vez se abriría para nosotros. La emoción se respiraba en el ambiente, íbamos a atravesar una frontera que siempre creí inexpugnable en mis anteriores visitas a la capital del viento. Pusimos las cámaras a grabar y entramos. Lo que vimos nos dejó un poco fríos, un terreno yermo e inhóspito azotado sin piedad por el viento,  con una ingente población de gaviotas, que no de palomas, como el nombre de la isla menciona.


Estábamos en tierra desconocida, al que dos moteros intentan acceder sin éxito al vernos entrar, así que habrá que aprovechar pues, la oportunidad de descubrir que este lugar nos ofrece. Avanzamos con suavidad hasta llegar al faro de Tarifa, único bastión de civilización actual del lugar, que parece no estar operativo. Dejamos nuestras cosas a la sombra, y decidimos subir una pequeña loma a ver que avistamos. La sombría devastación del lugar, queda compensada con la magnificencia de la belleza de la costa africana, tan solo a 14 kms de nosotros. Esta tan cerca que casi parece que se puede coger con la mano. Emulando a Cristóbal Colón observó una plataforma de cemento a escasos 10 metros de nosotros, de aspecto firme, nivelada y de extensión suficiente para albergar al Falco Stradale. Ni corto ni perezoso, me pongo manos a la obra, cojo la moto y la subo por la loma no sin dificultad. Afortunadamente tengo a mi novia para guiar y sostener mis pasos. Con algo de apuro puedo poner la moto apuntando a África, en el sitio más al sur de Europa, conecto el GPS para saber las coordenadas exactas de este hito de nuestro viaje, marcando el aparato 36°0' N. 







Mientras M Carmen decide darse una vuelta por el lugar a la sombra del faro haciendo fotografías de la virgen costa y de la aves que la pueblan a rienda suelta. 









Yo aprovecho para grabar algunas videocrónicas y hacer fotos de la moto en plan místico. 


Al regreso de M Carmen nos hacemos las que para mi son las más bellas fotos de esta etapa prólogo, con el único testimonio de África, el faro, el cielo y las gaviotas. Por desgracia, nuestro permiso para permanecer no es eterno y tras unos momentos de reflexión mirando al horizonte llega el momento de partir. Con la moto cargada, pongo rumbo al faro, lugar donde están nuestras cosas, contando de nuevo con la ayuda de mi copiloto que me asiste en la "subida" de la loma. Al llegar el faro, cogemos nuestras cosas y nos dirigimos a la puerta de entrada de esta fortaleza, fortaleza que alberga el CIE para inmigrantes que entran en nuestro país, al final no estaba tan desolado este lugar, como creíamos. Nos despedimos y agradecemos la amabilidad del Guardia Civil que custodiaba la puerta, nos acercamos al lado del cartel donde pone que es el punto más al sur de Europa, al menos para los turistas, y nos hacemos unas fotos, entre la sorpresa de unos aficionados al buceo que estaban en el lugar cambiándose. 



Cuando nos hicimos estas fotos en 2012, Euro-Diversion era solo un proyecto que habitaba en mi cabeza y en unas hojas. 1 año después puedo decir que estábamos a solo 5 días de iniciar uno de los viajes más emocionantes que puede realizar cualquier motero del viejo continente, un viaje que germinaba aquí en Tarifa, acariciado el viento y bañado por el sol. De estas reflexiones nos vamos a una pizzeria a comer y reponer fuerzas antes de emprender el viaje de vuelta a Sevilla. 







Tras el parón, y la tristeza típica nos vamos de Tarifa a media tarde con el eterno sol cada vez más al oeste y el viento impulsando nuestro Falco en dirección norte. Pero antes, un gesto que será muy común en nuestra aventura: repostar. 


Cuando vamos en coche no deja de ser algo rutinario y esporádico. Sin embargo, en moto el boquerel alimentará a nuestra moto en numerosas ocasiones y es necesario coordinar lo que se va a hacer porque la moto no puede quedar en ningún momento sola. Así que, paro la moto mi novia va al servicio y a la vez indica al dependiente que abra el surtidor. Yo reposto y cuando termino acudo a pagar siempre y cuando mi novia ya este junto al Falco Stradale. Algo fácil de hacer en teoría, pero durante el viaje seguro que la naturaleza apretará más que la necesidad de repostar. Lo único fijo es que no hay que abandonar en ningún momento la moto. Un robo por pequeño que sea en país extranjero puede perjudicar mucho a nuestra aventura, además si ya son tediosos los tramites a la hora de denunciar imaginaos con la barrera idiomática en ciertos países. Con la rutina aprendida, emprendemos de nuevo el camino hacia Sevilla, esta vez decidimos pagar y cogemos la AP-4 para hacer el viaje algo más liviano, aunque también se vuelve un poco más monótono, muchas rectas y carreteras amplias, nos hacen empezar a reflexionar sobre la aventura que nos esta a punto de acontecer, digamos en cierta manera que empezamos a mentalizarnos de la dureza del desafío que vamos a afrontar. Pero para ser un prologo no es necesario, de momento, embarrarse en serpenteante curvas y carreteras secundarias lentas, ya habrá tiempo de eso, ahora es tiempo de tomárselo con calma y disfrutar del paisaje y de congelarlo en el tiempo con las instantáneas que hábilmente toma M Carmen. No tenemos la premura de cumplir un programa de etapas, eso nos quita presión y podemos reflexionar sobre lo que posiblemente nos espera. También observo con atención las reacciones de la moto ante las diversas suertes del viaje: frenadas, aceleraciones, adelantamientos, todas ellas novedosas, porque nunca lo había hecho con una moto de tantos kgs. Es importante recopilar esta información para evitar en la medida de lo posible imprevistos que pongan en peligro nuestro viaje o suspendan el mismo. Con una calificación de excelente, llegamos hasta Palomares del Rio casi sin darnos cuenta, lindando casi con el atardecer, algo cansados pero ilusionados. Cuando llegamos a este pueblo sevillano. Le dijé a M Carmen:

- "Bueno, lo que hemos hecho hoy sólo nos queda repetirlo treinta y ocho veces". 
- "Ay madre!" -   Suspira ella mientras nota la creciente presión de los nervios en el pecho.- "Estoy segura de que lo lograremos". 

Al margen de unos comprensibles achaques físicos en rodillas y traseros, la toma de contacto con la moto y con la ruta ha sido satisfactoria y ambos nos creemos más que preparados para comenzar a soñar despiertos con la consecución de nuestro sueño. Nos quedan sólo 5 días para el inicio de nuestra aventura, en los cuales volveremos a las rutinas de nuestros trabajos, pondremos a punto el Falco Stradale, mucho descanso, y atar los últimos cabos, sin perder de vista que el próximo 21 Junio de 2013 dará comienzo la vuelta a Europa en moto llamada: Euro-Diversion 2013. En estos últimos días de viaje el sentimiento que impera en nuestro corazón es el de esperanza. Esperanza en que no hay nada imposible si de corazón estas dispuesto a luchas por ello. En estos meses nos hemos estado preparando para demostrar esta máxima, porque:

"Las personas lo suficientemente locas como para pensar que pueden cambiar el mundo son las que lo cambian".