Síguenos en facebook

domingo, 20 de octubre de 2013

CAPITULO 1: ENCIENDAN SUS MOTORES

PALOMARES DEL RIO-MÉRIDA



Distancia total ruta:  210 kms

Tiempo total: 2 horas 20 minutos

Ciudades visitadas: 2

Paradas: 1

Consumo medio:  5,53 l/100kms

Gasto de combustible: 17,24€

Peajes: 

Tras la realización del prólogo a orillas de Tarifa y de haber descansando el domingo afrontamos la última semana antes de nuestra partida con algunos handicaps por resolver. El más importante de ellos, encontrar para M Carmen un pantalón de cordura y un intercomunicador para su casco. Aunque ella es un poco reacia a comprar material motero, porque suele ser muy caro, para un viaje de estas características se hace imprescindible un buen pantalón, que sea cómodo y proteja contra el envite de los elementos, a juego con la chaqueta Dainese de cordura que le regale por Navidad. Sin embargo, tras una larga búsqueda en Sevilla encontramos varias tiendas y ninguna le ofreció un pantalón que le gustara. Tan desesperada fue la búsqueda que empezó con la marca Dainese, para ir a juego, y terminó pidiendo la que sea que le estuviera bien. Encontramos algo en Málaga un fin de semana que fuimos a pasar juntos, pero no compramos nada, esperando encontrarlo en Sevilla, craso error. Afortunadamente, había una excusa para volver y de paso comprar lo que nos falta de material. Resulta que el miércoles y jueves, es decir, 19 y 20 de Junio tengo que ir a Málaga a realizar varios exámenes de 2° de Criminología (por escasez de tiempo tuve que dejar aparcada Medicina Legal para Septiembre), ese será el momento, entre examen y examen, de ir a tiro hecho a Navarro Hermanos. También necesita un intercomunicador que se pueda enlazar con el de mi casco BMW System VI, tras mucho buscar por la web, encontré sólo un modelo el BT2 de la marca Midland. Discutimos la conveniencia de usar intercomunicador, por el gasto extra que suponía, y llegamos a la conclusión de que sería útil para hablar entre nosotros durante las interminables etapas, avisar de peligros o simplemente hacer el camino más ameno. Aunque eso pueda suponer que mi novia me mande a freír espárragos a las primeras de cambio, por ser tan pesado. Volviendo al tema del intercomunicador, confirmé que tenían un ejemplar en Motocard, así que me pasé y por consejo de la dependienta me compre el BT1 de la misma marca. La única diferencia entre ambos modelos es que el BT2 sirve para hablar con el pasajero y otras motos y el BT1 únicamente con el pasajero. Como nuestro viaje iba a ser en solitario el BT1 cubriría nuestras necesidades y por sólo 99€ (el otro me iba a costar 149€). Con el buen sabor que deja la buena atención recibida de la gente Motocard, me desplace a Navarro Hermanos con una doble intención, en primer lugar, comprar el pantalón de cordura que M Carmen había elegido previamente y en segundo lugar, hablar con algún responsable de marketing de la firma para tratar de lograr su patrocinio. Debo decir que la primera gestión fue coser y cantar, iba a tiro hecho, la segunda me reportó resultados más infructuosos. Hablé con varios responsables, les di carta de mi proyecto en mano y les remití email con mi propuesta. Les informé del propósito de mi aventura, de mis objetivos e ilusiones y de las tremendas posibilidades e promoción que ofrece un viaje e estas característica a través de 20 países y 15000 kms, pero tras las buenas caras, como posteriormente vi, sólo observé balones fuera hacia sede central de Yamaha en Barcelona y poco más. Ni siquiera me dieron un mapa o relación de los talleres oficiales de Yamaha en Europa, lo cual me hubiera sido de gran utilidad. A pesar del amargo sabor de la derrota, debo decir que  esta no hará que desista de mi sueño por mucho que no crean en mi unos ejecutivos del mundo del motor desconectados del mundo de la aventura y el motor. Al menos pude conseguir el modelo Drake de Dainese con un 40% de descuento. 

¡¡¡Por fin!!! Ha llegado el viernes 21 Junio del 2013, a las 07:21 comienza el verano astronómico y se inicia este sueño, me levanto bien temprano para afrontar el último de los exámenes, Psicología Jurídica me espera. En los días anteriores, ya he librado batallas con otras asignaturas, pero esta es algo especial. Dentro de mi se albergan los nervios típicos del que afronta un examen, pero también del que sabe que después de la prueba, tendrá que coger su coche de inmediato y regresar a Palomares del Rio para ultimar detalles de la aventura. Tras la hora y media de examen, se abre ante mi un campo despejado de ilusiones, pero también de retos. La semana previa a nuestra aventura discurrió por mi parte más pendiente de los exámenes que del viaje, ya que habíamos hecho los deberes. Las dos horas de viaje en coche que separan Málaga de Sevilla transcurrieron rápidas pero a cada km que avanzaba los nervios de antes se multiplicaban a la enésima potencia. Se acercaba el momento de que Euro-Diversion 2013 de comienzo y no había marcha atrás, hoy a las 19:00 dará comienzo nuestra aventura en pos de la audaz vuelta a Europa en moto. 

Al llegar a casa, apenas me da tiempo de saludar a mi novia y nos ponemos sin dilación manos a la obra. Ella ya se había ocupado de preparar el equipaje en cuanto a ropa y aseo se refiere, yo me encargue del asunto tecnológico y del de mantenimiento de la moto. Finalmente nuestros bártulos se distribuyeron así:




Mi efectos personales, en la alforja izquierda. Soy zurdo, lo siento, es una manía
Los efectos personales de ella, en la alforja derecha, debo reconocer que la suya estaba más llena
Herramientas, recambios, elementos de camping y comida en el Top case. 
Candados, kit antipinchazo y alguna herramienta dentro de la moto
Cámara de fotos, mapas, documentación variada, botella de agua, cartera, llaves, en la bolsa sobredeposito
Cámara GoPro en el casco
GPS en la moto





Aunque como siempre, todo ha de contar con un cierto toque femenino, fue ella la encargada de redistribuir las cosas, descartar otras, en pos de que todo cupiera en tan exiguo espacio. Con todo empaquetado nos disponemos ha hacernos unas fotos para el recuerdo del equipo y de nosotros mismo al lado del Falco Stradale. Espero sinceramente que vuelva a España, añadido a la dificultad en si del viaje está el hecho de que viajamos en una moto con 78056 kms y 15 años a sus espaldas que hará cosa de un mes ni arrancaba y llevaba mínimo 5 años funcionando con un cilindro menos. 

Teniéndolo siempre presente, intento no pensar en ello, mientras nos vestimos por primera vez para la aventura. Pero antes, montamos el equipaje. Un ritual engorroso pero al que habrá que acostumbrarse si queremos que esta aventura funcione. Con unas redes y pulpos fijamos el conjunto a la moto, pero hacerlo bajo el fulgor del sol sevillano bien merece un break en forma de refresco para mi y café para ella al refugio que nos dispensa el aire acondicionado de nuestra casa.


Tras unos minutos de descanso, nos terminamos de vestir, grabó un pequeño video, y aviso a los compañeros de trabajo y amigos de que nos esperen en la Plaza Cuba de la capital hispalense junto al monumento de Juan Sebastián Elcano, lugar de verdadero inicio de Euro-Diversion 2013. Apagamos la luz y cerramos la que dejará de ser nuestra casa durante los próximo 39 días. A partir de ahora nuestro hogar será Europa. Sacamos la moto de casa, no sin dificultad por el gran peso que porta. He de señalar que en la etapa prólogo no hicimos esta maniobra, porque montamos la moto fuera de casa, no en el patio, como ha sido este caso. Estabilizada la moto en la vía publica, nos ajustamos las ultimas cosas de la ropa, comprobamos equipaje, pongo la cámara a grabar y nos ponemos en marcha.¡¡¡Euro-Diversion 2013 comienza!!!








Los primeros kms transcurren con los nervios habituales de quien comienza un viaje, es hora de ponerse cómodo y acostumbrarse a nuestra montura, pasaremos muchas horas en ella. También de comprobar si el anclaje de nuestras cosas sigue firme y de si la comunicación entre nosotros es posible. Entre pruebas y diretes pasamos Gelves y enfilamos el Puente del V Centenario. ¿Quién demonios diseña un puente de cinco carriles? Los pasamos con solvencia, con cuidado de los radares fijos, y conectamos con la Avda. República Argentina. "Perfecto" -pienso- vamos en hora: 19:00, como a mi me gusta, llegaremos con puntualidad británica. A nuestra llegada nos encontramos con el monumento en honor a Juan Sebastián Elcano, punto de inicio de la primera vuelta al mundo en barco y que realizó junto a Magallanes en 1519. Me pareció un excelente punto de partida de nuestra vuelta a Europa en moto. Mientras contemplamos este monumento a los pies de la Torre del Oro, de repente, se presentan Beni, mi mecánico, su mujer y el gran amigo de este, Rafa, gran apasionado de las motos y que no quería dejar pasar la oportunidad de saludarnos antes de partir. 


Mi novia, siempre detallista, a parte de hacernos fotos, ha traído una tarta de kit-kat que tan bien le salen y que causan sensación entre los asistentes, que rica esta. Para nuestra sorpresa, tendría que ser dividida entre otros asistentes que se incorporan al comite de despedida. Son mis compañeros de trabajo: Oscar, Miguel y Jose Luis, este último acude en su día libre y con su moto recién comprada. El martes de esta semana me despedí de mis compañeros, no sin cierta pena, ya que la próxima vez que los vería sería con la aventura concluida, al menos eso esperaba. Lo que no me esperaba ni por asomo, es que acudieran, a pesar de que conté mis planes de salida, nadie me dijo que acudiría. Aunque estoy seguro de que a muchos de mis compañeros y amigos les hubiera encantado acudir, no es momento de sentirse mal por ello sino de alegrarse por los que están a tu lado dándote apoyo y creyendo en ti y tus posibilidades. Es bonito ver como gente que apenas conoces, quiere ser participe de este sueño al menos brevemente, decir simplemente que estuvieron allí. Aunque ninguno lo confiesa abiertamente, estoy seguro de que hubieran dado lo que fuera por acompañarme. La hora que nos dimos de asueto llega a su fin y toca despedirse, abrazos, consejos (sobretodo de Rafa), las últimas risas, impresiones, fotos, va siendo hora de demostrar de lo que somos capaces. 




A las 20:00 aprovechando el sol del solsticio de verano y entre el caos del trafico sevillano y de la perpleja gente que pasa sin saber muy bien a que se debe esta mini-concentración motera, arrancamos la moto y nos ponemos en marcha. Durante 2 km aproximadamente contamos con la compañía de José que nos escolta con su Yamaha Fazer, hasta el punto que nosotros tomamos rumbo a Mérida por la Ruta de la Plata, la A-66. Bien es cierto, que esta despedida no ha tenido la espectacularidad de las que he podido ver que ha disfrutado Ewan McGregor y Charly Boorman en sus viajes, pero sinceramente, me da igual, nunca podré agradecer suficiente a estas personas el que se tomarán un tiempo libre para como una pareja de locos se embarcó en un busca de un sueño imposible. A todos, de nuevo, gracias.



Bueno, ya hemos salido de Sevilla y en el horizonte sólo nos queda el fulgor del sol que lentamente agoniza y una excelente carretera hasta la Garrovilla, pueblo de Badajoz donde esperan familia y amigos de M Carmen para despedirse de ella. En esta ocasión no empezaré hablando de que ponemos rumbo a lo desconocido, esta sensación no nos invadirá hasta que crucemos la frontera hispanofrancesa en Irún. Hasta entonces, solo queda disfrutar de la carretera, de la ruta y de la conversaciones breves, pero bonitas que tengo con M Carmen. Como tenemos la moto repostada, no hace falta parar. Mejor así, el sol se cierne sobre nosotros, para dar paso a la noche y he de reconocer que aunque me gustaría, la moto no esta preparada para etapas nocturnas, afortunadamente estamos en el día más largo del año. Al igual que con el viaje a Tarifa u otros que realizamos en el 2012, a partir de los 100 kms empiezan a surgir ciertas molestias sobretodo en glúteos y hombros por mi parte. Por parte de M Carmen, de lo que más se resiente ella es de las rodillas. Meses antes de partir le diagnosticaron una microrotura de ligamentos de la rodilla derecha, lo que podía comprometer esta aventura, al final decidió no pasar por quirófano y soportar con estoicismo la gran prueba que se le presenta. Desde luego, el viaje en moto si para alguien en particular es incomodo es para el pasajero, y ella tendrá que sacar fuerzas de flaqueza para soportar lo que nos aguarda. Aunque de momento no es el caso, y a pesar de las rodillas, la veo bastante animada y con ganas de seguir mirando al norte. En alguna ocasión, parece que esta más animada que yo, lo cual me resulta increíble. A mi cabeza vienen multitud de recuerdos: Como le explique esta aventura y le pedí que me acompañara, como lo preparamos y lo planeamos, todo eso se esta haciendo ahora realidad a cada km, a cada curva, todavía no puedo creer que esa chica incrédula e insegura ante lo desconocido de ese día esté hoy aquí conmigo, presta a sufrir y soportar, pero sobretodo a disfrutar de una aventura irrepetible, sin lugar a dudas una valiente. Con sintonías de Coldplay en mi mente y con M Carmen emocionada, pienso en todo a lo que uno hemos tenido que renunciar para estar aquí montados en el Falco Stradale. Sacrificios que para los dos han merecido la pena, cada minuto que he pasado planificando y dando forma a esta aventura nos ha hecho crecer como personas. Hemos disfrutado del viaje primero en nuestra imaginación, luego plasmado en papel y ahora en nuestra moto rumbo al norte de Europa. Bien es cierto que, cualquiera hubiera preferido unas cómodisimas vacaciones en cualquier exótico. En cambio, nosotros no somos como los demás y en su lugar preferimos este viaje, que tiene como objetivo final el descubrir. Veremos lo que aprendemos con el curso de los kms. 


Rozando la noche llegamos a la gran Mérida, antigua Émerita Augusta y sin tiempo, por desgracia no será la última vez que diga esto, nos desviamos hacia la Garrovilla por la carretera EX-209, durante 12 kms, lugar donde llegamos sobre las 22:30 aproximadamente. Allí nos espera la madre de M Carmen, su hermana Rocío, su cuñado Samuel y su sobrino Samuel. Tras saludarlos y hablar con ellos para contarles que ya hemos comenzado nuestra aventura. También aprovechamos para coger las cartas de los sobrinos de M Carmen para Santa Claus, ya que pasaremos por su aldea en la localidad finlandesa de Rovaniemi en Laponia. Tras el encargo de esta importante misión que ansiamos cumplir, volvemos a coger la moto, para estar, aunque sea brevemente, con las amigas y amigos de M Carmen. Hemos quedado en el Callejón, una local muy famoso en la Garrovilla. Se que para ella son muy importantes y muy especiales estos momentos, que aunque breves, seguro que le brindan apoyo, calor y animo para una moral que durante la aventura, lógicamente sufrirá altibajos. Estos instantes, serán de los que tendrá que tirar cuando la cosa se ponga fea. Digamos en cierta manera, que necesita saber por lo que esta luchando: vivir una experiencia maravillosa y regresar para contarla. Viéndola como esta con sus amigos, no puedo evitar ponerme algo triste pensando por ejemplo en mi madre y hermanos ya que no he podido despedirme de ellos. Por fortuna los veré a la vuelta. Tampoco creo que mis amigos me hubieran preparado nada especial para mi partida. Todas esas cosas me hacen plantearme donde esta esa cosa que se llama amistad. De entre todas las amigas de M Carmen, por supuesto la más emocionada es Elena, la cual al principio no estaba muy convencida que un viaje así mereciera mucho la pena. Eso provocó en mi novia cierto desanimo, ya que no sentía que su mejor amiga la apoyaba en su aventura, el motivo muy simple: Elena le tiene un miedo atroz a las motos y lógicamente le preocupa que a su amiga le pueda pasar algo. Siendo imposible garantizar la seguridad de alguien que viaja en moto, supongo, que poco a poco, como le pasó a M Carmen en su día, ella ha ido viendo en mi novia una ilusión que al final la ha contagiado. Junto con Elena, también están Mammen y Chelo. 



Muchos conocidos se acercan a ella para saludarla con gestos de curiosidad e incredulidad, de pronto, no se creen que M Carmen esté en su pueblo vestida de motera, dispuesta para el viaje que tantas veces relató y... ¡Esa moto! ¿Qué hace hay ese engendro? Con todos esos bultos, alforjas, pulpos, el Falco Stradale parece un transformer y claro, llama la atención. La gente, supongo que, no daba un duro por nosotros y al vernos con la moto aparcada, seguro que pensaron: "Cuidado, que esta gente va en serio". 

Los minutos posteriores los pasamos en un ambiente bastante distendido, le contamos a todo el mundo que acabamos de empezar Euro-Diversion y por qué lugares pasaremos. Aunque no sabemos lo que nos espera, sobretodo al pasar Francia, tenemos mucha ilusión y ganas por completar esta compleja aventura. Son momentos especiales, sobretodo para M Carmen, cuando mañana veamos el comienzo del nuevo día nos esperaran 39 días muy duros, pero muy emocionantes, en los que estará lejos de los suyos. Yo la veo atesorar esos instantes con un brillo especial en la mirada, firmemente decidida a cumplir su misión: Llegar a Nordkapp y volver para contarlo a su gente. Entre risas llega, desafortunadamente, la hora de la partida y de las despedidas, no exentas de emoción. Pero antes, toca cenar, ver un poco la TV, y hablar relajadamente, con la madre de M Carmen. Mientras aparco la moto y desengancho los bártulos necesarios para el aseo y para dormir. Después una cena con ensaladilla rusa por gentileza de su madre, que estaba buenísima, pero toca irse a la cama. Mañana nos tenemos que levantar temprano para continuar con esta aventura, Madrid nos espera, pero también nuestra amiga Anabel y la celebración a la que queremos asistir se Aldeas Infantiles. Seguro que será una jornada inolvidable que espero compartir con vosotros.